PLAN DE CONTINGENCIA EN LA EMPRESA
estres

(CNNExpansión.com) — El estrés ocasionado por factores de angustia, como el brote de influenza en México, puede disminuir en un 50% la productividad de los empleados, coincidieron expertos.

Y es que ante un factor estresante, los trabajadores comienzan a perder interés por su empleo y se preocupan por su bienestar y el de sus seres queridos, el tema laboral queda relegado, señaló la psicóloga organizacional Silvia Covarrubias.

Además del estrés y la baja productividad, el miedo resultante es un factor que también debe ser atendido por las empresas.

“Hay un tipo de miedo que es normal y que ayuda a que el humano esté alerta; pero existe otro que no permite actuar y por lo tanto imposibilita a la persona para adaptarse”, dijo la también investigadora del Tec de Monterrey Ciudad de México.

En este último caso, la desinformación juega un papel importante, por lo que es fundamental que las empresas mantengan abiertos los canales de comunicación para evitar que rumores o datos falsos alarmen innecesariamente al capital humano.

Un empleado con miedo extremo es capaz de contagiar a sus compañeros de trabajo, hecho que en un grupo ocurre con mayor facilidad.

El papel del departamento de recursos humanos es fundamental para evitar que estos factores impacten negativamente a la empresa, aseguró el líder regional de Soluciones de Capital Humano de Mercer, Hugo Valverde. Los empleados sanos se mantienen ecuánimes y se adaptan más fácilmente a las circunstancias.

Algunos consejos para tranquilizar a los empleados son:

  • Hacerles sentir que la empresa se preocupa por ellos, escuchándolos y enviando un mensaje coherente con las acciones, que deben privilegiar el bienestar de la plantilla laboral.
  • Mantener abiertos los canales de comunicación y haciéndolos partícipes de las estrategias y decisiones que la empresa toma.
  • Y de ser posible, crear grupos de apoyo que sirvan para que los empleados puedan manifestar sus temores.

Empresario prevenido…

Tener un plan de continuidad de negocios ayuda no sólo a procurar el bienestar del capital humano, sino a mantener en función a la empresa.

Una encuesta de Deloitte reveló que el 92% de las empresas mexicanas no tenía un plan de contingencia para afrontar una emergencia como la influenza porque creía que era una exageración, no sabía cómo hacerlo o no tenía tiempo ni recursos.

Los objetivos de este plan deben ser “procurar el bienestar del personal y sus familias, los clientes y proveedores; y mantener la continuidad del trabajo del personal, de la cadena de suministro, de la atención a los clientes y de las tecnologías usadas en el negocio”, dijo el socio de clientes & Markets  de Deloitte, Javier Romero.

Para ello es necesario integrar un grupo de trabajo multifuncional que permita desarrollar un plan específico para atacar el problema e incluya a personal de todas las áreas.

Conoce las 10 claves para elaborar un plan de contingencia.

Una vez implementado, es necesario esperar a que la contingencia pase para evaluar el éxito de las estrategias y prepararse para una nueva eventualidad, mejorando los errores cometidos actualmente.

“Hoy más que nunca es fundamental que las empresas, no importa su tamaño ni giro, sepan qué hacer y cómo afrontar una emergencia que puede durar unos pocos días o meses enteros.

“La diferencia entre permanecer o quedarse en el camino radica únicamente en la prevención”, finalizó Romero.

A diferencia de una crisis tradicional, como un terremoto, una pandemia tiene una duración indefinida y, por lo tanto, una mayor incertidumbre en el alcance y costos de los procesos de las empresas.

Ante el escenario de una posible pandemia las compañías deben “de asegurar el cumplimiento eficientemente de sus objetivos, sin importar qué tan adverso sea el escenario”, aseguró la consultora Deloitte.

Para asegurar la continuidad de sus procesos, es necesario desarrollar un plan específico a la emergencia de influenza que incluya liderazgo y toma de decisiones, educación, comunicación, TI y recursos humanos.

Deloitte propone 10 componentes clave para que las empresas mantengan operaciones durante este tiempo:

1. Liderazgo y toma de decisiones: implementar la unidad de planeación y coordinación de pandemia como parte de la función existente de planeación de la continuidad del negocio.

2. Educación: incrementar la conciencia y el conocimiento acerca de la prevención y tratamiento de la influenza a través de información clara, consistente y médicamente precisa.

3. Sociedades públicas y privadas: desarrollar y mantener asociaciones valiosas con los socios comerciales y otros participantes fundamentales como los sindicatos y agencias de salud pública.

4. Comunicación: comunicar a los empleados, sus familias, clientes, proveedores y socios, el plan y enfoque de respuesta.

5. Trabajo a distancia: identificar los requerimientos de infraestructura organizaciones y técnica para minimizar la interrupción potencial como resultado de una pandemia.

6. Legal y riesgo: identificar riesgos probables para disminuir la potencial presencia de una amenaza y contener el daño.

7. Políticas y procedimientos de RH: identificar al personal y funciones clave y establecer políticas y procedimientos durante la pandemia.

8. Socios comerciales: revisar los planes de demanda, distribución y producción; y conectar las estrategias con los socios comerciales claves para asegurar que se mantengan los procesos fundamentales del negocio.

9. Bienestar del empleado: revisar contratos de planes de salud y red de proveedores para asegurar la cobertura y provisión del servicio, como vacunación y acceso aa instalaciones médicas (inventario y abasto de medicamentos).

10. Proceso de negocio clave: desarrollar políticas y procedimientos para mantener la eficacia de la operación durante una pandemia.